Niveles de originalidad de una historia

En la narrativa de las principales culturas hay varios elementos que se repiten. Algunos de estos puntos coincidentes son inherentes a nuestra sociedad, otros puntos (como el cliché) son resultado de no ponerse a discurrir.

Del arquetipo al estereotipo

Silueta de guerrero con armadura, escudo y espada sobre un caballo a dos patasUn arquetipo (archetype) representa en una historia ciertas emociones y situaciones humanas universales. Se trata de un papel genérico como el de héroe, mentor o adversario, al igual que momentos como la llamada a la aventura o el rescate.

Cada creador emplea en su mundo tales modelos con circunstancias y personajes concretos. Cada cultura acaba coincidiendo en determinados aspectos, lugares comunes de la ficción que se llaman topoi o más recientemente tropos* (tropes). Por ejemplo, en las obras occidentales encontramos habitualmente algunos personajes (el abusón), objetivos (salvar a la humanidad), tramas (alienígenas entre nosotros), características (inmunidad a las balas) u otros elementos (un virus). TvTropes es la adictiva comunidad que recopila estas tendencias de diversos medios. Sus principales elementos y tramas se resumen en la Periodic Table of Storytelling.

*En otra de sus acepciones (la originaria), la palabra tropo alude a determinadas figuras retóricas como la metonimia, la metáfora y las variantes de ambas.

Si una idea se repite tanto que lo que en su día fue interesante se vuelve predecible y aburrido para algunos (lo cual es subjetivo), se convierte en un cliché: personajes como el científico loco, algunas expresiones como brillar por su ausencia o intervenciones en diálogos tal que “es solo un rasguño”.

Por su parte, el estereotipo (stereotype) es un conjunto de imágenes simples y exageradas que tiene una sociedad sobre un grupo. Suposiciones sobre cómo viste, come, piensa, actúa o gesticula una persona que pertenece a un colectivo, clase o territorio.

Cualquier autor puede recurrir a clichés y estereotipos, resulta rápido y en ocasiones eficaz. Eso sí, conviene que si se emplean estos dos esbozos prefabricados sea conscientemente (para darles o no la vuelta), no por vagancia a ponerse a discurrir. Deberían evitarse cuando lo que se busca es componer un personaje principal o instante únicos. Un personaje tridimensional es aquel del que se presenta su capa exterior (rasgos, hábitos), su pasado y sus acciones ante dilemas.

 

Enlace de interés:

A %d blogueros les gusta esto: