techleo

El género de un libro, categorías y palabras clave

Elegir qué libro se va a leer de una larga lista o estantería ordenada alfabéticamente según los apellidos de los autores sería una tarea compleja, lenta y desalentadora. Resulta más cómodo y rápido saber el género de un libro: agrupar las obras según ciertos criterios y, en virtud de los objetivos más o menos definidos de cada uno, buscar en esa zona.

Qué es un género literario

Los textos se encuadran en clases o géneros, por algún aspecto de su argumento y estructura. En función de cómo se expone la materia, podemos diferenciar la narrativa, el teatro, la poesía o la didáctica. Por otro lado, se habla de no ficción cuando lo descrito se circunscribe a la realidad y de ficción cuando los hechos no son reales aunque se simule que podrían serlo. Por cierto, mientras que ficción es una noción descriptiva, literatura es un concepto evaluativo y, por tanto, subjetivo.

En cualquier caso, cada género de un libro se divide en diversos tipos y a su vez en otros. Las líneas entre ellos son difusas. La aplicación de las etiquetas no es excluyente, de manera que una novela podría catalogarse como policíacasteampunk.

A veces se engloban varios géneros con un mismo término, por ejemplo, el hiperónimo ficción especulativa (speculative fiction > spec fic) se refiere a los géneros que proponen universos hipotéticos, tal que la fantasía, el terror o la ciencia ficción, cada uno con sus subgéneros (más o menos híbridos).

Dentro de las producciones de ficción, se distinguen:

En los géneros podemos encontrar otras ideas híbridas como la de faction (<fact+fiction), para manuscritos con aspectos de ficción y de no ficción, como la novela testimonio.

Las categorías y palabras clave

De acuerdo con la puntualización de WiseInk, a diferencia del género de un libro, teóricamente una categoría distribuye las obras en función de conceptos que no tengan que ver con aquello que tratan, sino otros, como el idioma, el precio (distintos rangos, los más vendidos, en oferta), la edad de su público objetivo (infantil o Middle Grade, juvenil o Young Adult, nuevo adulto, adulto), su extensión, su fecha de publicación (clásicos, contemporáneos, lanzamientos) o su formato (libro electrónico, audiolibro, aplicación, papel).

>> Publicar en Amazon: las categorías

En el siguiente nivel, se situarían las etiquetas o palabras clave (tags, keywords or key phrases, dependiendo de la plataforma), que son unas cuantas nociones que definen una pieza en virtud de lo que estime oportuno quien opina, por lo general en relación con algún rasgo del contenido. Es decir, alguien puede considerar que su antología poética se caracteriza por ideas como “naturaleza nórdica” o “cotidiano”.

¿En qué estantería iría mi libro?

Los autores que no quieran decepcionar a sus lectores tendrán que conocer y cumplir las convenciones de cada género. Esto sirve al creador como una base por la que regirse y también lo condiciona, aunque siempre hay vías para la innovación en la manera en que se aplican.

Desde 2012, el sector del libro en España utiliza el Sistema de Clasificación de Materias IBIC cuando comunican datos bibliográficos para obtener el (en algunos países opcional) código ISBN; en otros países emplean sus sistemas propios, como el BISAC en EE. UU. Sin embargo, muchas de las librerías, físicas o digitales, parece que reinterpretan estas taxonomías y organizan a su manera los textos en sus muebles o apartados de la web. Algunos llaman a todo indistintamente categoría o temática.

Antes de asignar una sección a un libro, los editores y escritores que autopublican deben, en cada una de las tiendas, estudiar la competencia y las expectativas del lector: ¿En qué secciones busca mi público qué leer? Un libro puede ser al mismo tiempo, por ejemplo, una novela contemporánea de fantasía épica con un romance juvenil.

 

 Enlaces de interés: