techleo

Review del primer HP Stream 11 (2014) – Azul

Por si os interesa comparar, existen versiones más recientes del HP Stream 11, que vienen con Windows 10. En el modelo siguiente (2015) cambia el procesador (más pequeño, más caché, menor velocidad de reloj), algún puerto y ciertos detalles estéticos. El modelo de 2016 tiene además 4 gigas de RAM y se nota. La renovación de 2017 amplía el nombre a Pro G4, sustituye la carcasa por una de plástico gris carbón, aumenta el almacenamiento a 68 o 128 gigas y… prácticamente duplica su precio.

***

Después de mirar las opiniones de usuarios que lo habían probado en otros países y de analizar sus pros y contras en comparación a otros netbooks, me decidí por el HP Stream 11 de 2014, en color azul horizonte (Modelo d000ns, con ñ; creo que luego se ha pasado a llamar d015ns y d017ns).

Lo pedí en su primer fin de semana de venta en España, pues coincidían los descuentos del cyber weekend 2014 de la HP Store. Lo compré a las 13 h el domingo y llegó a mi pueblo, en el norte de Galicia, a las 16 h el martes.

HP Stream 11 azul horizonte, abierto en su caja con la pantalla bloqueada

Pienso emplearlo para andar por Internet, ver vídeos y escribir textos como este. En principio no editaré fotos ni vídeos con programas pesados, como sí hacía a menudo con mi anterior portátil. Algunos han probado en este ordenador videojuegos como Minecraft con los ajustes en mínimo o han testeado Photoshop con resultado lento y limitado aunque eficaz.

Unboxing del HP Stream 11

Además del ordenador en sí, en la caja había:

Lo que venía en la caja aparte del HP Stream 11

Al sujetar el netbook da la sensación de que es robusto, metálico y menos ligero de lo que imaginaba que sería ese 1,28 kg (en mi cabeza todo esto entra dentro del concepto de ferrudo). No quedan huellas sobre la superficie. Su color es más azul que violeta. Abierto, en la parte que rodea teclado y touchpad, presenta un degradado y una trama de puntos claros.

El ángulo máximo de apertura de la tapa es solo de 120 grados más o menos. Cerrado tiene el mismo tamaño que una hoja A4. La parte gris del logo es espejo. Sus medidas exactas son 30 x 20,57 x 1,97 cm.

Encendido

Mientras cargaba, procedí a configurar Windows. Quien quiera entrar en la BIOS (Insyde) y otras opciones de arranque (recovery) deberá darle a ESC en el primer microsegundo tras pulsar el botón de encender.

En la configuración inicial de diferentes aspectos, hay un apartado de cuenta Microsoft. Yo elegí crear una nueva y en esa pantalla ofreció continuar sin tener que crearla (aunque para activar Office será necesario).

Para enterarme un poco más de cómo iba Windows 8.1 (64 bits), me informé en la aplicación Primeros pasos con Windows 8, cuyo símbolo es una rosa de los vientos. Aparte del software más o menos habitual de Windows (Skype, OneDrive), trae instalados varios programas de HP y McAfee para un mes.

Análisis del HP Stream 11

Lo he estado usando tres días como dispositivo principal. Os cuento a continuación mis primeras impresiones sobre el HP Stream 11.

Ha tardado a lo sumo 30 segundos en estar listo para utilizar (inserción de contraseña incluida). Apagarse le lleva otro tanto; por cierto, una vez en negro la pantalla, antes de cerrarlo se debe esperar a que dejen de iluminar todos los leds.

Para mis manos ha sido cómodo y rápido escribir en el teclado blanco, que a la larga es el peor color en la práctica, si bien al menos queda bonito combinado con ese azul. Adecuadas separación, presión y profundidad al pulsar. Me he adaptado pronto a la situación de las teclas de control, función o alt diversas. Se agradecen la lucecita del bloque mayúsculas y silencio, los botones superiores dedicados al brillo, sonido y reproducción, así como el de imprimir pantalla y suprimir.

El touchpad es duro y tan metálico como el resto del dispositivo. Imagino que envejecerá con dignidad, sin perder color ni sufrir mucho desgaste. Recomiendo que sea una de las primeras cosas que entréis a calibrar en el panel de control. Yo le sigo intentando pillar el tranquillo. Seguramente me compraré un ratón, algo que ya suponía que tendría que hacer en cualquier caso, incluso si hubiera elegido un ordenador de gama alta.

La pantalla mate de 11,6″ para leer en ciertas webs se queda escasa, pero amplío el texto y ya. Hay 10 posiciones de brillo. He puesto vídeos en HD. Para mis expectativas, las imágenes se ven como deben. A veces quizá noto un pelín de difuminación. Creo que al pasar de algunas pantallas (como Inicio) a otras, la iluminación cambia de manera progresiva durante unos segundos.

El volumen resulta generoso, con un abanico de 0 a 100 (modulable de dos en dos). Los dos altavoces están abajo, delante, por lo que el sonido se percibe cerca. Se puede trastear en la aplicación de DTS Studio Sound. En vídeos en línea se produce de vez en cuando algún gallo robótico, un milisegundo, tal vez para no perder la sincronización con el vídeo. Mis auriculares (de ínfima calidad) en el combo han funcionado normal, aunque el sonido me parecía enlatado en determinadas canciones y vídeos.

La calidad de la webcam es tan básica que diría que los contornos se han trazado con pincel. A mí me es suficiente. Para sacar fotos, hay un temporizador y regulador de la exposición.

Todavía no he probado el micrófono de la webcam, el HDMI ni el lector de tarjetas. El puerto USB 2.0 va correcto; reconoció un disco duro externo a los pocos segundos, mientras otros ordenadores solían tardar más. No tiene lector ni grabador de CD/DVD.

La batería necesita unas 2 horas y media para cargarse, se esté utilizando en ese período o no. Dura en torno a las 6 horas con un uso variado. Advierte de que se está terminando cuando va por el 14 %. Al bajar del 10 % se puede apagar en cualquier momento.

Como no tiene ventilador no hace ruido. Su temperatura fluctúa en virtud de lo que se ejecute. La mayoría de las ocasiones ha estado frío o templado. Tengamos en cuenta que yo lo coloco en un artilugio casero de manera que pueda respirar por abajo y además no se mueva (cuatro pares de gomas de borrar sobre una tabla:).

Por el momento no se ha colgado. Solo me ha parecido que se ha rezagado algún fotograma unas milésimas en algún vídeo online. Al HP Connected Photo le lleva unos cinco segundos mostrar el efecto de un filtro (I can live with that…). Cuando no quiero usar un programa, lo cierro, así que no tuve muchas cosas abiertas al mismo tiempo, salvo una decena de pestañas en el navegador que manejó sin problema. En WordPress se desenvuelve bien. Conste que tampoco he instalado nada más que Chrome (utilicé Explorer media hora, que no iba mal, pero no navegaba tan rápido). A todo esto, el espacio vuela: ya se me han ido 4 gigabytes desde que lo abrí, sin haber descargado conscientemente más de 30 megas en archivos. Eso sí, tengo activadas las actualizaciones y no he borrado ningún programa.

Como conclusión precipitada, por ahora me alegra haberlo adquirido. Si surge un detalle que apuntar o rectificar, ampliaré esta entrada.

 Actualización a los dos meses de uso del HP Stream 11

 Llevo dos meses con el portátil. Confirmo alguna información y añado otra:

Seis meses con este netbook

Tras este tiempo, puedo agregar:

Ocho meses

Comento algo más:

Diez meses

Un año

Catorce meses

Diecinueve meses

Dos años

***

Me gusta y continúo pensando que lo conseguí por buena relación calidad-precio para ser España.

Si os interesan más aspectos técnicos e info en general, he aquí un largo artículo de Hispazone (sí, el portátil salió al mercado por 229 euros).

Si queréis ver bien cómo es de cerca os será útil esta vídeo-recensión del canal de Youtube Ridble Tecnologia, que está en italiano. Tened en cuenta que las versiones de 2015 y 2016 cambian ligeramente el color y la situación de los puertos.