¿Sabes lo que pasa si (no) te gusta leer?

La lectura fomenta la empatía y la reflexión, enriquece con experiencias de otros, a veces relaja el cuerpo, puede mejorar la lengua y la escritura, inicia o participa en procesos cognitivos beneficiosos e incluso contribuye a mejorar la salud de algunas personas (biblioterapia). Ahora bien, debería existir un término medio entre admitir sus puntos positivos (como los de muchas otras actividades) y ensalzarlos cual diamante de la sabiduría o menospreciar a quien no lee. No seamos fundamentalistas.

Varias publicaciones con cubierta

Por qué no gusta leer

Alguna gente aborrece la lectura porque le pilló manía (por lo que sea); otros la rehúyen para no hacer trabajar a su mente.

A alguien puede no atraerle la lectura como afición, aunque consume algún texto al año, bien por necesidad, compromiso o simplemente para que el cerebro no se oxide. Quizá no ha encontrado (todavía) sus géneros literarios ideales, quién sabe. Está a tiempo de darle otra oportunidad a esta u otra tarea.

Más allá de la lectura

En cualquier caso, algunos pensarán que si uno no lee es una pena: mil historias e informaciones a los que no accederá con este hábito. Sin embargo, no hay problema, porque tenemos a nuestra disposición otras formas de ocio y crecimiento.

No creo que haya que avergonzarse ni mentir sobre si apasiona o no la lectura. Que conste que si se quiere decir que se ha leído tal libro y no ha sido así, para mi sorpresa existen ciertas pautas.

Tampoco veo mucho sentido en aplaudir si se leen ciertos libros (alta literatura) o cualquier libro, pero darle menos consideración a los cómics, revistas o artículos.  Como si la calidad no fuese subjetiva o la predilección por ciertos formatos no fuera algo más bien social.

Que leer no sea el hobby de alguna gente no significa que carezca de inteligencia, que no le interesen los idiomas, el conocimiento y la actualidad o que no le salga querer expresarse por escrito correctamente. ¿O es que también pensamos que todo espectador de un reality show ha renunciado a la cultura y que todo ávido lector ha absorbido nociones básicas de redacción y ortografía? Y cuando cualquiera de estas declaraciones sea verdad, no considero que sea algo calificable de bueno o malo o motivo de sentimiento de inferioridad. ¿Qué tiene de cuestionable que se ignore la ubicación/existencia de tal país o se desee una foto con determinada celebridad?

Ciertos datos y acciones pueden ayudarnos en la vida, pero si no los sabemos o practicamos, por lo que sea, no pasa nada, no nos convertirían necesariamente en mejor persona ni más válida que nadie (aunque haya quien cree que sí).

>> Sobre el prestigio social de la lectura y si el acto de leer es especial

A %d blogueros les gusta esto: