5 buenas prácticas al opinar sobre un libro

Una persona leyendo un libroEl principal fin de una crítica es dar al cliente potencial alguna información que ayude a determinar si le conviene adquirir un producto o servicio. Estas son algunas de las directrices que intentaría seguir al opinar de una obra:

  1. Analizaría un texto que hubiera leído por completo. De no haberlo terminado, lo especificaría y expondría el porqué.

  2. Dejaría claro al usuario si hay algún tipo de relación económica o de interés con el producto del que hablo, diciéndolo tal cual en la reseña, por una cuestión ética y porque leyes como la española prohíben la publicidad encubierta. Algunos insertan en la página un código de confianza.

  3. Explicaría qué aspectos me han gustado o interesado o no y las razones. Parece oportuno estar familiarizado con las convenciones del género del texto, pues no podremos requerir los mismos ingredientes a una novela de ciencia ficción que a una romántica o un thriller. Por cierto, es culpa nuestra, no del escritor o quien haya publicado, que no hayamos examinado la sinopsis o sus categorías: es ridículo quejarnos por demasiada fantasía, si la han etiquetado claramente como tal.

    • «Reseña el libro que has leído, no el que querrías que el autor hubiese escrito» decían en un post de Sinjania.

  4. No dejaría influir en mi valoración de crítico de libros un error técnico o logístico que no dependa del autor ni de la editorial, sino del intermediario, a quien tendríamos que plantear el problema aparte.

  5. Evitaría los spoilers, intentando aludir a esos momentos clave de la trama de una forma vaga. Cuando sea inevitable, insertaría la información entre dos avisos de ***SPOILER ALERT***.

Cuando leo opiniones de los demás, espero que también hayan seguido unos principios similares, aunque, claro, no podemos llegar a saber el nivel de sinceridad de otro crítico de libros.

Enlace de interés:

A %d blogueros les gusta esto: