Un sitio web o blog con unos mínimos de calidad

Rotulador naranja sobre el código HTML de una página de navegador; ilustra qué considerar para tener una página web buenaEn el momento de elaborar un sitio web o un blog, hay una serie de nociones que resulta recomendable tener en cuenta:

  • Realicemos copias de seguridad a menudo, sea en la empresa de alojamiento o exportando el contenido.

  • Cuando elijamos plantilla, es primordial su responsividad, esto es, que se adapte correctamente a diferentes tamaños de pantalla (ordenadores, móviles y tabletas). Asimismo, comprobemos si se ve como debe en los principales navegadores, por ejemplo usando páginas como Browser Shots.

  • El texto debe ser fácil de leer, así que cuidado con la combinación de colores, tamaños y fuentes. Conviene evitar subrayar, pues el internauta puede pensar que es un enlace (roto). Enumeremos o pongamos viñetas en lo posible para facilitar la lectura.

    • Si se muestran raros distintos caracteres (tildes, signos de interrogación, etc.) cambiemos el formato de codificación, en la cabecera de la plantilla (<head>), poniendo <meta charset=’UTF-8‘>.

    • En ocasiones querremos enviar al usuario hacia una parte concreta de una página. Para ello, en HTML 4 y 5, necesitaremos crear un identificador y poner un enlace a él.

  • Si incluimos un vídeo en un artículo, para que reciba más visitas tendrá que estar arriba.
  • Recordemos la optimización para motores de búsqueda, esto es, el SEO o posicionamiento web.

  • Cabe considerar la accesibilidad a nuestros contenidos, esto es, que los pueda conocer correcta y plenamente cualquier usuario en cualquier situación, independientemente de sus características físicas (visión, audición, motricidad).

    • Con el fin de lograr una correcta navegación y lectura comprensible por parte de los internautas y los programas intermediarios que algunos emplean, el W3C indica en sus Pautas de Accesibilidad para el Contenido Web 2.0. que se debería: definir el idioma, indicar cuándo se están usando siglas o acrónimos, facilitar la navegación, poner una descripción de todo elemento no textual relevante, insertar subtítulos y audiodescripción en los vídeos y permitir cierta modificación del diseño, como los colores o el tamaño de la fuente.

  • Una vez conozcamos nuestros derechos de autor podemos decidir cómo permitir usar los contenidos de nuestra web, creando un apartado con las Condiciones de uso. En D. M. Rights explican cómo indicar el copyright y en Creative Commons cómo señalar que se tienen algunos derechos reservados.

  • Integremos las redes sociales para que los visitantes compartan contenidos donde lo deseen y vinculemos nuestras cuentas para que nos sigan.

    • Usando Click to tweet es posible preparar una frase interesante para que el internauta solo deba darle clic al lado y publicar en Twitter ese mensaje.

  • Tomemos medidas para evitar el spam en los comentarios.

  • No sobra comprobar de vez en cuando cuánto tarda en cargar el sitio web, con herramientas como Pingdom. Si tarda demasiado, habría que estudiar cómo trabaja la caché.

A %d blogueros les gusta esto: