Una ventana al mundo de la escritura técnica

Tenía curiosidad sobre qué es la escritura técnica, así que he estado leyendo al respecto. Parece una actividad interesante, menos conocida que su equivalente creativa y con proyección en una realidad cada vez más tecnológica.

Dibujo de una hoja con algo escrito y cuyo título es USER GUIDE, para simbolizar el trabajo de un escritor técnico

Definición de escritura técnica

La escritura técnica (technical writing) es una de las principales vías de la comunicación técnica. Esta consiste en exponer un tema (cualquiera) de manera formal (coherente, siguiendo las reglas), objetiva (respaldada), precisa (con exactitud, sin ambigüedades ni errores), clara (fácil de entender), legible (accesible, encontrable) y a poder ser concisa (breve) desde una perspectiva concreta (un enfoque) con una finalidad práctica (no de conocimiento).

Por tanto, muy en resumen, podríamos afirmar que el estilo textual de la escritura técnica se caracteriza por oraciones cortas y directas.

Qué hace un escritor técnico

Del mismo modo que hay redacción comercial, en el entorno profesional y académico gente de distintos perfiles y sectores escribe textos técnicos como una de sus tareas laborales. Sin embargo, hay un perfil especializado que se dedica a elaborar estos documentos como tarea principal: el escritor técnico.

La función de un redactor técnico es partir de los conocimientos de los expertos, con frecuencia complejos, para crear textos con los que unos lectores concretos (de su cliente) comprendan un proceso o idea de modo ameno y con el mínimo esfuerzo. Hay que averiguar qué sabe el receptor para determinar la información, su jerarquía y navegación, así como qué espera conseguir quien lea el documento.

Consideremos que esta comunicación puede ser interna (a los empleados) o externa (a clientes, usuarios, pacientes). Y que la audiencia puede ser homogénea o bien diversa, especializada o no.

Campos y ejemplos de escritura técnica

La escritura técnica suele relacionarse con redactar sobre el montaje o funcionamiento de aparatos o programas, no obstante, también se utiliza en otros ámbitos como el empresarial y finanzas o ciencias de la salud y medioambientales.

El encargo puede ser documentación técnica como instrucciones o manuales de reparación, pero también informes, libros blancos, licitaciones o propuestas (RFP), artículos técnicos, prospectos, descripciones de producto, FAQs y fichas técnicas, entre otros.

Además de texto, se confeccionan tablas o gráficos, se transmite con imágenes u otras formas que comuniquen con eficiencia.

Como ejemplo, un puesto especializado en demanda actualmente es el API writer dentro de la software documentation. Escribe para que los programadores entiendan cómo conectar una API a su programa o web paso a paso.

El trabajo de escritor técnico

Quien escribe deberá comprender el asunto del que habla y a los usuarios, por lo que tendrá que documentarse por su cuenta, con los archivos de una empresa, testeando el producto y hablando con gente de variados departamentos o sectores que pueden no entender la necesidad de esa charla o petición.

Para dominar el idioma en que se escribe, existen convenciones y libros, sobre todo en inglés, donde se indica el estilo de un texto técnico y las buenas prácticas. Asimismo, cada empresa sigue unos estándares y su marca.

Por ejemplo, algunas recomendaciones son ceñirse a describir el proceso real (no el teórico según los diseñadores), qué estructuras serán mejores en cada caso, cómo dirigirse al lector, qué vocablos conviene evitar o normas que respetar como las de la puntuación.

No se acostumbra a dar mucho tiempo para preparar el contenido. Ahora bien, en ciertos puestos se busca una mejora continua de los textos, tal que un help center que cambia a medida que se leen las opiniones de los clientes.

Como en cualquier creación, hay diferentes borradores y es aconsejable someter la versión casi final a lectores de prueba.

El redactor técnico ha de entenderse con diversas herramientas informáticas de edición de texto, imágenes (atención a sus derechos), captura de pantalla y maquetación para generar el documento solicitado, al igual que sistemas web o de la empresa (CMS, ERP) o lenguajes de marcado como XML.

En cuanto al desarrollo del trabajo, el entorno es un despacho, sea en oficina o en remoto.

Requisitos para ser escritor técnico

Comenta alguien en esta conversación entre profesionales que se necesitan tres tipos de conocimientos para ser escritor técnico: 1) entender qué necesita el usuario, 2) tener claro cómo funciona esa realidad y 3) saber expresarse de un modo comprensible.

Para ello, por tanto, parece requerirse:

  • dominio avanzado de la lengua (tanto la nativa como el inglés),
  • perseverancia, capacidad de análisis, atención al detalle y ciertas habilidades sociales para dar con la mejor respuesta,
  • empatía para pensar como el cliente, entrevistados y el lector,
  • autonomía para desarrollar un proyecto,
  • curiosidad por esa industria y rapidez de aprendizaje.

En los puestos de supervisión (lead or senior) se requieren otras habilidades a mayores, como la gestión de equipos o de presupuestos.

Cómo ser escritor técnico

A esta profesión a menudo se llega de variadas trayectorias (career change). Más que pedir certificaciones, quienes contratan comunicadores técnicos buscan habilidades, experiencia y comprobar por ellos mismos con un portfolio y en entrevistas o pruebas.

De todas formas, para quien quiera algo de formación específica, hay en inglés al menos un taller, varios cursos específicos o de empresas como Google para aprender technical writing.

Las asociaciones de este campo pueden ofrecer alguna cualificación, contactos y otras referencias útiles. Ejemplos son la European Association for Technical Communication (Tekom) o, a nivel norteamericano y global, la Society for Technical Communication (STC).

En un plano más amplio, existen cursos privados, de universidades o fundaciones, así como algunas carreras y másteres para aprender cómo obtener datos (como Biblioteconomía y Documentación, Periodismo), adquirir conocimientos técnicos (Ingeniería, Ciencias…) y escribir bien (Filología, Traducción, redacción y corrección).

Colaborar en proyectos de software libre o sin ánimo de lucro es una táctica para empezar a ganar experiencia en esto.

Cómo trabajar de escritor técnico

Como en otras profesiones, hay la opción de ser freelance o bien de empleado de alguien. En los países angloparlantes, el sueldo de un escritor técnico por hora o contrato es mayor que en el ámbito hispano por ahora, pues es un perfil más asentado.

Los lugares para encontrar oportunidades serían LinkedIn, portales de empleo y los sitios web de cada empresa de fabricación, distribución o tecnología.

*

Se trata de una profesión invisible para el gran público y cada vez más necesaria en la que se combinan elementos que llaman la atención a algunas personas como yo.

A %d blogueros les gusta esto: