Faltan datos y me fastidia

El reconocimiento de patrones y la predicción que permiten la ciencia de datos tiene un inmenso potencial para incrementar rápidamente el progreso humano. Sin embargo, tengo la sensación de que hay algunos elementos que impiden unos resultados mejores.

En primer lugar, de nada sirve que haya un maravilloso programa listo para llegar a conclusiones si no se inserta toda la información relevante o no se categoriza. ¿Qué más da pagar el mejor software para un proyecto si casi nadie cubre los datos básicos (que a veces no se han marcado como obligatorios)?

Asimismo, las tecnologías y sus programas se suceden cada pocos años y mucha información se queda congelada para siempre en formatos que se olvidan. En este sentido, importar datos mediante .csv correctamente es una hazaña que no muchas veces se logra. Y, por ejemplo, diría que más del 25% de los enlaces salientes de este blog ya se rompen a los pocos años.

Palo en el que hay tres señales apuntando en diferentes direcciones, con una indicación del tiempo que puede tardar llegar, pero sin ningún lugar escrito, en blanco

Los diferentes campos de la informática tienen su complicación, pero si todos supiéramos lo básico es probable que algunas iniciativas pequeñas pudieran seguir adelante y de forma más personalizada (y con ellas sus datos asociados encontrarían cobijo). No porque fuese a ser más económico necesariamente, sino más adaptado: entenderíamos qué se requiere desde el punto de vista técnico y podríamos encontrar soluciones adecuadas, en lugar de limitarnos a contactar a una empresa general de IT que lógicamente propondrá hacer solo lo que saben hacer.

Por su parte, el periodismo tiene la oportunidad de construir un ideal de información validada y contextualizada en el que la ciudadanía pueda confiar y la inteligencia artificial inspirarse. Últimamente leo o escucho noticias donde me cuesta identificar lo relevante o titulares que estarían más completos con más información. Por ejemplo, “el gobierno destinará 500 millones a tal cosa” no quiere decir nada si no está en un contexto: ¿cuál era el presupuesto anterior? ¿La diferencia con respecto al período anterior adónde va o de dónde viene? ¿Qué ha motivado esta decisión…? Acompañar un dato de otros es esencial para comprender su significado pleno.

Y hasta aquí mis pensamientos sobre esto.

A %d blogueros les gusta esto: