Cuando se obtiene el primer borrador, con tiempo y perseverancia hay que pulir el texto reescribiendo, eliminando y recolocando hasta que esté preparado.