Cómo saber si un curso online puede vender

Antes de lanzarse a grabar un curso online y subirlo, me gustaría abordar las dos nociones básicas sobre qué hacer para asegurarse de que se venderá: validar el curso y presentar su valor.

¿Se busca solución a ese problema?

Al igual que cualquier otro negocio, mejor no ponerse a ello hasta que no haya constancia de que es probable que alguien lo compre (a no ser que se quiera hacer sin esperar beneficios, que también es una opción).

Para saber si a alguien va a interesarle, primero habría que identificar el problema para el que suponemos que se está buscando solución. Por ejemplo, un curso puede describir cómo publicar un libro, crear un ebook o hacer un book trailer.

Después, se deberían encontrar pruebas (market proof) de que otras personas tienen ese problema y exploran por la red cómo resolverlo. Para ello, se podría indagar en lo más buscado, lo comentado en críticas/foros o la oferta y demanda de cursos similares. Así, con herramientas de keywords podemos averiguar si los usuarios insertan determinada pregunta en el principal buscador unas 10 veces al mes, 500 o muchas más. Es recomendable investigar en otros mercados, pues a veces simplemente hay menos contenido en español.

¿Por qué es esta la mejor solución?

Como explica Pat Flynn, el navegante se decanará por aquel curso sobre el que perciba que le dará rápido los resultados que espera. Por tanto, hay que transmitirle que se trata del temario y profesor/a más adecuados.

Con esto en mente, a continuación, habría que conseguir evidencias de que se pagaría por una solución como la propuesta a través de clicks en un anuncio del curso, visitas a un sitio web de prueba o apuntarse a un webinario de introducción. Estos testeos permiten también reorientar los contenidos (pivotar).

Pantalla de ordenador en la que se muestran varios vídeos, como para simbolizar el temario de un curso online

Por último, para consejos sobre la estructura del curso o estrategias de venta más concretas, os remito a profesores online como InstructorQH.com, quien trabaja a través de Udemy al menos. Algunos ejemplos de información útil que vi en su día por su canal de Youtube son: compartir fragmentos de vídeo en abierto por descubribilidad, empezar los cursos en modo gratuito (pese a sus consecuencias) o dirigirse a un nivel de estudiante determinado.

A %d blogueros les gusta esto: